lunes, 6 de diciembre de 2010

Sufrir un Grado Moderado de Adversidad Nos Hace Más Fuertes


26 de Noviembre de 2010. Foto: U. BuffaloEl refrán de que todo lo que no mata nos engorda, podría encerrar algunas verdades importantes, a juzgar por los resultados de un nuevo estudio longitudinal nacional de varios años sobre los efectos de los sucesos adversos de la vida en la salud mental.
Bookmark and Share

Esta investigación ha desvelado que las experiencias adversas, siempre y cuando no sobrepasen cierto límite, parecen fomentar la adaptabilidad y la capacidad de recuperación posteriores, con las correspondientes ventajas para la salud mental y el bienestar.

En el estudio se examinó una muestra nacional de personas, algunas con experiencias adversas en la vida, y sus índices diferentes de salud mental y bienestar posteriores.

Los autores del estudio son Mark Seery, de la Universidad en Buffalo (Universidad Estatal de Nueva York), y E. Alison Holman y Roxane Cohen Silver, de la Universidad de California en Irvine.

Las investigaciones anteriores indican que la exposición a situaciones adversas en la vida normalmente predice efectos negativos posteriores sobre la salud mental y el bienestar, o sea que a mayor adversidad peores resultados.
Pero en este estudio a partir de los datos sobre 2.398 sujetos evaluados en varias ocasiones entre 2001 y 2004, los investigadores descubrieron que quienes estuvieron expuestos a algunos sucesos moderadamente adversos resultaron disfrutar posteriormente de una mejor salud mental y un bienestar mayor que las personas con un pasado lleno de desgracias o que las personas que no habían sufrido ninguna adversidad.

Los resultados indican que un pasado con adversidades moderadas tiende a ir acompañado tiempo después por una menor propensión a angustiarse, un menor deterioro funcional, síntomas menores de estrés postraumático y una mayor satisfacción ante la vida, en comparación con la situación de quienes han tenido un pasado sin adversidades o con desgracias muy traumáticas.

El equipo de investigación también ha descubierto, a través de estos mismos datos, que las personas con algunas situaciones adversas en su pasado parecían estar tiempo después menos afectadas negativamente por acontecimientos adversos recientes que los individuos de las otras dos clases.

Aunque con estos datos no se puede establecer una relación de causalidad, el equipo de investigación cree que las pruebas concuerdan con la teoría de que un grado moderado de adversidad puede contribuir al desarrollo de resistencia y capacidad de recuperación en las personas.

Información adicional en:


No hay comentarios:

Loading...