martes, 19 de octubre de 2010

La Capacidad de los Recién Nacidos Para Notar el Frío

15 de Octubre de 2010. Foto: Alexandra BissonnettEn los ratones recién nacidos, los circuitos neuronales detectores del frío necesitan alrededor de dos semanas para activarse completamente, según un nuevo estudio. El hallazgo podría ayudar a esclarecer algunas anomalías sobre la percepción del frío observadas en humanos que fueron bebés prematuros.
Bookmark and Share

El hallazgo se suma a los descubrimientos esclarecedores sobre la proteína detectora del frío TRPM8, identificada por primera vez en un estudio realizado en 2002 por el profesor David McKemy de la Universidad del Sur de California.

Un estudio directo de la proteína TRPM8 en los seres humanos aún no es posible.

El nuevo estudio de McKemy demuestra que la "circuitería" de detección del frío comienza a desarrollarse en el útero, pero no madura hasta bastante después del nacimiento.

Unos tres o cuatro días antes de que el animal nazca, la proteína ya se expresa. Sin embargo, todo apunta a que los axones de estos nervios que van hacia la médula espinal no concluyen su formación hasta dos semanas después del nacimiento.

El retraso en el desarrollo de la detección del frío tiene su lógica: Difícilmente hace frío dentro del vientre materno. Detectar el frío no es, por tanto, una prioridad.

En cambio, los ratones sí nacen con un agudo sentido del olfato, que necesitan para amamantarse con éxito.

Si bien el desarrollo sensorial de los ratones difiere del de los seres humanos (los ratones nacen ciegos, por ejemplo) el estudio podría servir como base biológica a partir de la cual lograr hacer descubrimientos relacionados con la alteración de la sensibilidad al frío en los bebés prematuros.

En un estudio sobre la sensación de temperatura realizado en 2008 por el Instituto de Salud Infantil del University College de Londres, los investigadores descubrieron que los niños de 11 años que en su día nacieron antes de tiempo eran menos sensibles a la temperatura que los nacidos tras los nueve meses de gestación.

"Esto concuerda con nuestras observaciones que demuestran que la "circuitería" no está del todo desarrollada hasta después del nacimiento. Por lo tanto, cualquier cosa que interrumpa esta formación en esa importante etapa podría tener efectos a largo plazo", señala McKemy.

No hay comentarios:

Loading...