domingo, 3 de octubre de 2010

Un "Ciclo Circadiano" Basado en la Luz de la Luna y la Temperatura Ambiental

1 de Octubre de 2010. Foto: U. PennUn equipo internacional de científicos ha demostrado que los factores ambientales, como la temperatura y la luz, desempeñan en la actividad de monos tradicionalmente nocturnos un papel tan importante como el del ritmo circadiano que regula los períodos de sueño y vigilia.
Bookmark and Share

El estudio también indica que cuando los sentidos transmiten información sobre estos factores ambientales, pueden influir en la actividad diaria y, en el caso de una especie de mono particular, eso pudo incluso producir cambios evolutivos. Es posible, según este estudio, que los cambios en la sensibilidad a estímulos ambientales específicos hayan podido ser cruciales para las adaptaciones evolutivas de primates desde un estilo de vida diurno hacia uno nocturno o viceversa.
Los datos reunidos por el equipo del antropólogo Eduardo Fernández-Duque de la Universidad de Pensilvania, muestran que la actividad nocturna de los monos observados fue más habitual durante los meses relativamente cálidos de Septiembre a Marzo que durante los meses más fríos de Abril a Agosto, cuando las temperaturas en la provincia argentina de Formosa regularmente caen por debajo de los 10 grados centígrados.

Durante todo el año, la actividad nocturna fue mayor durante las noches de luna llena que durante las noches de luna nueva, y estos picos de actividad nocturna sistemáticamente fueron seguidos por mañanas de baja actividad.

Por el contrario, las noches de luna nueva generalmente fueron seguidas por mañanas con una actividad diurna mayor que la de las mañanas que seguían a las noches de luna llena.

Cuando tres eclipses lunares totales oscurecieron por completo la luz de luna, disminuyó también la actividad de los monos.

Información adicional en:

No hay comentarios:

Loading...