lunes, 7 de febrero de 2011

Nuevo Chip Con un Poco Menos de Precisión Que los Convencionales Pero una Potencia Muy Superior
7 de Febrero de 2011. Foto: Christine DaniloffUn chip que realiza cálculos que no son del todo exactos podría a cambio procesar algunos tipos de datos miles de veces más eficientemente que los chips actuales.
Bookmark and Share

Pregúntele a un ordenador cuál es el resultado de sumar 100 y 100, y su respuesta será 200. Pero ¿y si a veces responde 202 y otras veces 199, o cualquier otro número dentro del margen del 1 por ciento de diferencia con respecto a la respuesta correcta?

A priori, puede parecer que un dispositivo así no serviría para nada. Sin embargo, los circuitos aritméticos de esta clase sobre los que ya se trabaja serían mucho más pequeños que los usados en los ordenadores de hoy en día. Además, consumirían menos energía, y en un solo chip podría incluirse una cantidad de estos circuitos muy superior a la de los convencionales, aumentando así considerablemente el número de cálculos que podrían realizar al mismo tiempo. La cuestión es: ¿para qué aplicaciones podrían ser útiles estos cálculos imprecisos pero rápidos?
Los primeros resultados de una investigación encabezada por Joseph Bates (Universidad Carnegie Mellon), Deb Roy (MIT) y George Shaw (MIT) indican que esta nueva clase de chips parece ser particularmente apropiada para el procesamiento de imágenes y de vídeo. Las pequeñas imperfecciones que surjan a consecuencia de la menor precisión del chip pasarán desapercibidas para el ojo humano, y a cambio, el chip ofrecerá una potencia de procesamiento muy superior a la de los convencionales. Los actuales chips comerciales suelen tener cuatro o incluso ocho "núcleos", o unidades de procesamiento separadas, mientras que el chip del equipo de Bates tiene del orden del millar, y dado que este chip no necesita proporcionar resultados perfectamente precisos, sus núcleos son mucho más pequeños que los núcleos convencionales.

Otra área de aplicaciones está en las interacciones entre humanos y ordenadores, puesto que las acciones humanas ya de por sí carecen de una precisión perfecta. Por ejemplo, si usted pone su mano sobre un ratón de ordenador y lo mueve un poco, realmente no importa dónde coloque exactamente el ratón, ya que una décima de milímetro de desviación del puntero en la pantalla no va a afectar a la precisión de las operaciones que haga con él.

Información adicional en:




No hay comentarios:

Loading...