miércoles, 24 de marzo de 2010

Andar Primero Apoyando los Talones, ¿Herencia de una Mejor Capacidad de Lucha?

24 de Marzo de 2010. Foto: David Carrier, The University of UtahLos osos, los monos antropomorfos y los humanos estamos entre los pocos animales que al andar apoyan primero el talón, y luego la parte anterior de la planta del pie y los dedos. Ahora, un estudio muestra la ventaja de esto: En comparación con caminar apoyando primero el talón, andar sólo sobre la parte anterior de la planta del pie requiere un 53 por ciento más de energía, y andar sólo sobre los dedos del pie un 83 por ciento más de energía.


Nuestros talones se apoyan en el suelo al inicio de cada paso. Sin embargo, en la mayoría de los mamíferos, los talones permanecen elevados al caminar y al correr. Los perros, los gatos y otros animales caminan y corren apoyándose mayormente sobre la parte anterior de la planta del pie. Los ungulados como los caballos y los ciervos corren y caminan sobre los extremos de los dedos de sus pies. Pocas especies se apoyan sobre su talón: osos, humanos y monos antropomorfos como los chimpancés, los gorilas y los orangutanes.

El nuevo estudio ha sido llevado a cabo por el equipo del biólogo David Carrier, profesor en la Universidad de Utah.
El andar de forma económica (ahorrando energía) debió ayudar a encontrar comida a los primeros humanos cazadores-recolectores. Sin embargo, dado que esa capacidad de andar apoyando primero los talones existe también en los monos antropomorfos, debió desarrollarse antes de que nuestros ancestros comunes bajaran de los árboles.

El que nuestros ancestros pudieran apoyar los pies de esa manera cuando aún vivían subidos a los árboles plantea interrogantes, ya que no solían caminar a grandes distancias. Así que el andar de forma económica probablemente no explica esta postura del pie ni por qué se desarrolló, incluso aunque ahora nos ayude a andar de forma económica.

Carrier ofrece una posible explicación: Apoyar primero el talón puede resultar ventajoso durante una pelea debido a que incrementa la estabilidad y aplica más torque al suelo para girar, empujar y emprender otras acciones. Y esto aumenta la agilidad en maniobras rápidas de giro durante encuentros agresivos.

En comparación con otros mamíferos, los humanos caminamos de forma energéticamente económica, pero corremos de forma cara. Teniendo en cuenta las grandes distancias de los trayectos que efectuaban los cazadores-recolectores, no es sorprendente que los primeros humanos conservaran esa postura del pie heredada de nuestros ancestros arborícolas, dado que les facilitaba caminar de forma económica.

Información adicional en:

No hay comentarios:

Loading...