domingo, 4 de julio de 2010

A Mayor Tamaño Corporal, ¿Más Tiempo Comiendo?

Foto: Frank Luerweg, Universität BonnParece haber una regla general básica sobre el tamaño corporal y la necesidad de comida: Cuanto más grande es un animal, más tiempo pasa comiendo. Esto significa que un elefante debe dedicar mucho tiempo diario a comer para poder satisfacer su enorme apetito. Tal como señala el profesor Martin Sander, de la Universidad de Bonn, esto nos lleva a uno de los muchos misterios existentes en torno al gigantismo de los dinosaurios. Algunas de estas bestias eran tan grandes que, si hacemos caso a la citada regla general básica, un día tendría que durar 30 horas para que los dinosaurios de mayor tamaño fueran capaces de satisfacer sus demandas energéticas.
Bookmark and Share

Martin Sander es portavoz de un grupo de investigación internacional que busca explicaciones para ésta y otras paradojas, y que, por primera vez, ofrece una respuesta plausible a la pregunta que el grupo se propuso responder hace seis años: ¿Por qué los dinosaurios gigantes de cuello largo pudieron existir? Los investigadores también explican por qué los animales terrestres actuales están muy lejos de alcanzar los tamaños registrados durante el Jurásico. Una de las razones es que estos animales actuales mastican. En cambio, los dinosaurios gigantes engullían.

Masticar ayuda a digerir los alimentos con mayor rapidez. Pero es una acción que requiere tiempo, un recurso que escasea con el aumento de tamaño. Además, se da la siguiente circunstancia: Los animales que mastican necesitan una cabeza más grande, pues los molares y los músculos requieren espacio donde estar alojados. Por eso, los elefantes tienen una cabeza bastante grande.
Sin embargo, los dinosaurios herbívoros gigantes tenían cráneos relativamente pequeños y ligeros. Este rasgo les permitió desarrollar cuellos extremadamente largos. Y estos cuellos a su vez les ayudaron a ingerir alimentos de la forma más eficiente posible, sin tener que mover constantemente todo su cuerpo de 80 toneladas de un lado a otro de la sabana del Jurásico en busca de sus vegetales. Permanecían durante largos ratos detenidos en un mismo lugar y utilizaban su cuello ágil para buscar en su entorno y recolectar su comida. Esto era particularmente importante para los dinosaurios de mayor peso.

Probablemente, el proceso digestivo en sí duraba varios días en los dinosaurios gigantes, debido a la falta de molares. Sin embargo, su estómago era tan grande que pese a ser tan largas sus digestiones todavía les proporcionaba energía suficiente a cualquier hora del día o de la noche.

Por otra parte, el metabolismo de estos animales gigantes era muy poderoso. Poseían pulmones asombrosamente sofisticados, que eran mucho más eficaces que los de los humanos. Y poseían otras características que contribuían a aligerar el cuello.

Información adicional en:

No hay comentarios:

Loading...