miércoles, 29 de julio de 2009


Los Cambios Evolutivos en Cerebros de Animales Reflejan los Retos Cognitivos
29 de Julio de 2009.

Foto: Sean O'DonnellUn grupo de científicos especializados en estudiar cómo evolucionan los cerebros de los animales ha constatado que los cambios evolutivos en la estructura cerebral reflejan los tipos de interacciones sociales y de estímulos medioambientales afrontados por las diferentes especies.

Este estudio es el primero en comparar múltiples especies de animales con estrecho parentesco evolutivo, en este caso avispas sociales, para estudiar cómo los papeles de los individuos en una sociedad podrían afectar a la arquitectura del cerebro. La investigación se ha centrado en las diferencias de estructura cerebral entre las especies, con la meta de averiguar cómo el tamaño de las diferentes regiones del cerebro se relaciona con la complejidad social de cada especie y con la arquitectura de sus avisperos.

Parece claro que las diferentes regiones del cerebro responden a desafíos específicos. Es importante encontrar estas relaciones porque pueden decirnos qué desafíos guían a la evolución del cerebro.

La investigadora Yamile Molina y el profesor de psicología Sean O'Donnell, ambos de la Universidad de Washington, estudiaron los cerebros de ocho especies de avispas sociales de Costa Rica y Ecuador.

Una idea que se ha venido barajando es que las interacciones sociales por sí mismas demandan habilidades cognoscitivas avanzadas. Los autores del nuevo estudio se propusieron averiguar exactamente qué factores ambientales y sociales favorecen el aumento de tamaño en una región determinada del cerebro.

Molina y O'Donnell capturaron a hembras de colonias de las ocho especies de avispas, concretamente reinas y obreras, y examinaron sus cerebros. Los machos fueron descartados debido a que la mayor parte del tiempo no suelen desempeñar un papel conductual importante en las labores y demás actividades de una colonia de avispas sociales.

Al examinar a las avispas hembra, los investigadores encontraron fuertes evidencias de que las reinas, más que las obreras, tienen una estructura cerebral distintiva que responde a los retos cognitivos de la especie.

Las avispas sociales forman colonias de manera diferente, y construyen dos tipos de avisperos. En las avispas más primitivas, una reina se aparea con un macho y vuela lejos para fundar una pequeña colonia. Entre las avispas sociales más avanzadas, varias reinas jóvenes y un grupo de obreras abandonan una colonia como un enjambre para establecer una nueva colonia con una población mucho más grande que la de las colonias fundadas por una sola reina.

Las fundadoras independientes y algunos enjambres fundadores construyen avisperos en espacios abiertos, mientras que la mayoría de los enjambres fundadores construyen avisperos en espacios cerrados y con interiores que son mucho más oscuros.

Molina y O'Donnell han comprobado que las reinas de los avisperos en espacios abiertos tienen más grandes las regiones centrales del cerebro consagradas al procesamiento de la visión que las reinas de los avisperos en espacios cerrados. Las reinas de los avisperos de esta última clase, donde la visión no es tan importante y donde dependen más de la comunicación química a través de las feromonas, tienen más grandes los lóbulos cerebrales de procesamiento de mensajes químicos captados por las antenas, que las reinas de los avisperos en espacios abiertos.

Información adicional en:

No hay comentarios:

Loading...