lunes, 13 de julio de 2009

Mantenerse socialmente activo contribuye a mantenerse joven

Mantenerse socialmente activo contribuye a mantenerse joven

'Somos seres sociales y, como tal, cuando uno se mantiene activo y tiene redes de amistades, es más probable que pueda estar 'en movimiento'. Si se está 'enganchado' con la vida, hay mayores probabilidades de estar en contacto con actividades y situaciones que nos mantengan sanos', afirmó el doctor Aron S. Buchman, integrante del departamento de Ciencias Neurológicas del Centro Médico de la Universidad de Rush en Chicago, Estados Unidos, y líder de una investigación según la cual 'ser socialmente activo, aún en la adultez o en la ancianidad contribuye al mantenimiento de las funciones motoras'.

"Las personas que se aíslan y viven encerradas tienden a experimentar en forma prematura la declinación de las funciones motoras y psíquicas. Por el contrario, los que permanecen activos, se ven con amigos, realizan actividades recreativas y hacen cosas que les gustan, suelen mantener un mejor estado tanto físico como mental y emocional a medida que pasa el tiempo y por una mayor cantidad de años".

Ésta es la conclusión principal de las que aparecen en la última edición de la revista médica Archives of Internal Medicine y a la cual el equipo de Buchman arribó tras entrevistar y recolectar datos de 906 adultos mayores que formaban parte del Rush Memory and Aging Proyect (Proyecto sobre la edad y la memoria) que se desarrolló entre 1997 y 2008.

A lo largo de ese tiempo, los investigadores evaluaron y midieron el estado de las funciones morotas de los participantes mediante diversos ejercicios entre los cuales se encontraba la habilidad para pararse sobre una pierna o en puntas de pie. Además, a los adultos se les preguntó acerca de su vida social: qué tipo de actividades realizaban, con qué frecuencia y si se trataba de hábitos grupales o individuales. En base a lo que contestaban y teniendo en cuenta la frecuencia del contacto social se estableció una escala de cinco puntos.

"Según esta medida, cada punto que se descendía en términos de actividad, representaba un 33 % de declinación de las funciones motoras. Asimismo, este escalón menos se equiparó con envejecer cinco años; condición que es directamente proporcional a un incremento del riesgo de discapacidad y en última instancia, fallecimiento", sostuvo Buchman.

"Todos sabemos que mantenerse en actividad y en contacto con personas de igual o diferente edad ayuda a que la mente permanezca 'alerta' y lúcida. Sin embargo fueron pocas las ocasiones en las cuales a través de un estudio científico se relacionó el estar con amigos con el buen mantenimiento del estado físico.

Hoy sabemos que todo está relacionado: tanto lo corporal, como lo cognitivo y mental, y en última instancia lo emocional", concluyó el especialista estadounidense.

Por su parte, al ser consultado el doctor Jorge Lerman, jefe del servicio de Cardiología del Hospital de Clínicas José de San Martín se encargó de resaltar la importancia y necesidad de que cada persona consulte con su médico antes de elegir y decidir qué hacer, pero además remarcó: "Cuando pensamos en actividad física de los adultos hay tres conceptos importantes. Éstos son calidad, placer y ritmo".

"Esto quiere decir que es más importante el tipo de ejercicio que se haga, y su permanencia en el tiempo, que su intensidad. Asimismo, debe optarse por actividades que combinen la exigencia -adaptada a cada caso- con las sensaciones y el disfrute", cerró Lerman.


No hay comentarios:

Loading...