miércoles, 15 de julio de 2009

SEÑALES NO VERBALES DE ESTATUS QUE INFLUYEN EN LA PERCEPCION SUBJETIVA DE LA CORPULENCIA





Lunes, 13 de Julio de 2009

Un nuevo estudio muestra que los humanos empleamos diversas señales no verbales que nos hacen aparentar un tamaño físico mayor o menor.

La profesora de psicología Abigail Marsh, quien dirige el Laboratorio sobre Neurociencia Social y Afectiva de la Universidad de Georgetown, ha dirigido al equipo de investigación.

A pesar de que varios estudios psicológicos han demostrado previamente que el tamaño físico afecta a la percepción del estatus, y que el estatus altera la percepción del tamaño físico, ningún estudio había evaluado hasta ahora si las señales no verbales de los humanos pueden, como ocurre con las de los animales, hacer que un individuo aparente cambios en su tamaño físico que influyan en el estatus que de él se percibe.

El nuevo estudio sugiere que ciertas señales de dominancia en los humanos pueden funcionar como lo hacen en otras especies, al hacer que un individuo aparente cambios en el tamaño físico. La dominancia social y el tamaño físico están inseparablemente asociados.

Marsh y sus colegas han comprobado que las señales de estatus alto y de estatus bajo, provocan cambios en el tamaño físico aparente. También han constatado que las posturas corporales y otras señales no verbales alteran el tamaño aparente de las personas. Las diferencias en la percepción permiten pronosticar en qué grado los individuos transmiten la dominancia social o la subordinación.

Marsh cree que estos resultados sugieren que las señales no verbales de dominancia tienen las mismas funciones en los humanos y en los otros animales.

En el estudio, los participantes valoraron la altura, el peso y la dominancia de personas en varias posturas y actitudes. Las señales de estatus alto que suelen ser fuertes indicadores de la dominancia percibida incluyen cejas bajadas, mirada directa, posturas corporales abiertas, y gestos dirigidos hacia otros o hacia el entorno, tales como señalar. Las señales de estatus bajo incluyen cejas elevadas, mirada esquiva, posturas corporales cerradas y gestos dirigidos hacia uno mismo, como tocarse el cuello.

Georgetown U.

No hay comentarios:

Loading...