jueves, 8 de octubre de 2009

Hembras mediocres buscan machos mediocres

BBC Ciencia

Las hembras de bajo nivel prefieren aparearse con machos de bajo nivel, al menos en el mundo de las aves, afirma un estudio.

Diamantes mandarín

Las hembras de calidad baja eligieron el canto de machos de calidad baja.

La investigación publicada en Proceedings B, la revista de la Sociedad Real del Reino Unido, estudió las preferencias de pareja de hembras de diamante mandarín (Taeniopygia guttata), un ave paseriforme originaria de Australia.

Descubrieron que las hembras de baja calidad (medida en sus características más importantes, como metabolismo, longevidad y atractivo) preferían el canto de machos de la misma baja calidad y también a los machos de bajo nivel.

Los biólogos evolutivos pensaban que las hembras siempre optaban por los mejores machos disponibles.

Pero el estudio, dirigido por Marie-Jeanne Holveck, del Centro de Ecología Funcional y Evolutiva en Montpellier, Francia, demostró lo contrario.

Importante señal

En el reino de las aves, los ejemplares de baja y alta calidad difieren en todas sus principales características.

Los investigadores lograron reproducir diamantes mandarín de alta y baja calidad simplemente cambiando el tamaño de la nidada en que las aves fueron puestas.

Las parejas de calidad similar se reproducen de forma más rápida, produciendo huevos más rápido que las parejas de distinta calidad. Creemos que esto se debe principalmente a que dos individuos similares se aceptan más rápido

Dra. Marie-Jeanne Holveck

Tal como explicó la investigadora a la BBC "en las nidadas más grandes hubo más competencia entre los polluelos".

"Así que los grupos más grandes produjeron polluelos de menor calidad".

La doctora Holveck y su equipo estudiaron después la preferencia en machos de las crías hembras.

La prueba fue llevada a cabo así porque sólo las aves paseriformes cantan, y el canto es una señal reproductiva importante para las hembras.

"Las entrenamos en lo que se llama una jaula operante, en la que debían picotear dos teclas, y cada vez que picoteaban una tecla ésta tocaba el canto de un macho" dice la investigadora.

Una de las teclas tocaba el canto de un macho de alta calidad y la otra el canto de un macho de baja calidad.

"Creo que es una prueba poderosa, porque es la propia hembra la que nos dice qué es lo que desea escuchar" dice la doctora Holveck.

Las hembras de baja calidad repetidamente picoteaban la tecla que tocaba el canto del macho de baja calidad, y viceversa, agrega.

Calidad similar

Diamante mandarín

Las parejas de calidad similar se atraen y reproducen de forma más rápida.

En la segunda parte del experimento, los investigadores descubrieron que las preferencias de los cantos "se traducían a la preferencia por el macho en vivo".

"Y las parejas de calidad similar -explican- se reproducen de forma más rápida, produciendo huevos más rápido que las parejas de distinta calidad".

"Creemos que esto se debe principalmente a que dos individuos similares se aceptan más rápido".

"Lo más sorprendente es que las hembras son capaces de reconocer la categoría a la que pertenecen. Y ahora queremos investigar más para saber cómo lo hacen", explica Holveck.

Por su parte, Joseph Tobias, zoólogo de la Universidad de Oxford, cree que el estudio es interesante.

"Aunque esto no echa por tierra a la teoría evolutiva, sí revela algunos cambios interesantes en las decisiones de reproducción".

"También plantea la fascinante posibilidad de que el ambiente en el que los individuos crecen influye fuertemente en sus preferencias de pareja cuando son adultos", expresa el investigador.

No hay comentarios:

Loading...