lunes, 19 de abril de 2010

«Los neandertales eran culturalmente muy similares a nosotros»

«La información que se derive del estudio de los fósiles del Sidrón va a sorprendernos más de una vez»


Director del grupo de paleoantropología del Museo Nacional de Ciencias Naturales, Antonio Rosas se ocupa desde hace años del estudio de los fósiles neandertales de la cueva del Sidrón (Piloña), una colección de indudable importancia que está contribuyendo de manera especial al conocimiento de la especie y al proyecto internacional «Genoma neandertal». Especialista en la evolución del sistema craneofacial en homínidos, Rosas acaba de publicar «Los neandertales», un libro que recoge los últimos avances y aporta claves para el conocimiento de la especie que pobló Europa.

-La raza humana se originó en África; sin embargo, ése no parece ser el caso de los neandertales. ¿Son los primeros europeos?, ¿dónde aparecen?

-Los neandertales son una especie humana genuinamente europea. Sabemos con relativa certeza que su origen se encuentra en las poblaciones que habitaron Europa hace cerca de medio millón de años. Sin embargo, no podemos decir que sean los primeros europeos. Antes de que existieran los neandertales, en Europa vivieron poblaciones humanas de más de un millón de años.

-¿Se refiere al Homo antecessor de Atapuerca?

-Hay evidencias de su presencia en Atapuerca y cada vez más muestras de su industria lítica en otros yacimientos de la Península, ocupados hace más de 800.000 años.

-La especie se identifica por primera vez en 1856 en un valle bautizado «Neander» que significa hombre nuevo. Ahora acaba de ocurrir algo similar con el hallazgo de un nuevo linaje, conocido como «Mujer X».

-Ambos descubrimientos ponen de manifiesto la existencia de especies/linajes humanos distintos del nuestro. Desde ese punto de vista son similares. Sin embargo, las circunstancias que rodean ambos descubrimientos son bien distintas. Hoy estamos más acostumbrados al hallazgo de novedades en la evolución humana. Cuando apareció el neandertal, fue una auténtica revolución científica y social.

-¿Qué opinión le merece un reciente estudio que sitúa el origen del homo sapiens en un cambio climático que lo hizo evolucionar del neandertal?

-El Homo sapiens no evolucionó del neandertal. Hoy sabemos que ambas especies humanas compartieron un antepasado común a partir del cual evolucionaron de forma independiente. Por tanto, debemos descartar definitivamente la idea de que los neandertales fueron nuestros antepasados. Esta afirmación es muy importante para poder entender el papel que tiene la especie humana actual en la Naturaleza.

-En su libro analiza las posibles causas de la extinción de los neandertales. ¿De qué manera influyeron las bajas temperaturas que los empujaron hacia reductos del Sur?

-La influencia de las bajas temperaturas y crisis ecológicas asociadas sobre la extinción de los neandertales es un planteamiento muy nuevo que aún necesita mayor soporte empírico. Es cierto que la existencia de los reductos del Sur, y también algunos posibles reductos crípticos del Norte, nos informan de procesos que pueden tener relación con el clima, pero hoy por hoy carecemos de la información suficiente para descartar ninguna hipótesis.

-¿Ve más probable que su desaparición esté vinculada a la competencia por los recursos con los humanos modernos?

-Sin duda, la extinción es un tema complejo y de mucho interés teórico y práctico. Factores como la competencia ecológica con los cromañones llegados a Europa hace unos 40.000 años o el efecto de una fragmentación genética de las poblaciones neandertales pueden haber tenido una importante repercusión en la extinción de los neandertales. Posiblemente hayan sido muchos los factores que influyeron.

-¿Eran más parecidos a nosotros de lo que se pensaba?

-Desde el punto de vista anatómico, los neandertales eran bien distintos de nosotros, siempre en una escala relativa. Sin embargo, lo que se ha descubierto en los últimos años es que ellos eran culturalmente mucho más similares a nosotros de lo que preconizaba aquella imagen casi mítica de primitividad creada a principios del siglo XX y profundamente arraigada en nuestro inconsciente colectivo. Hoy vamos viendo una mayor similitud cultural entre ambas especies, sin olvidar nunca que comprender la particular naturaleza de los neandertales es un reto permanente en la investigación científica.

-Usted sostiene que no hay pruebas válidas de su supuesta inferioridad intelectual y que sus cualidades cognitivas son similares a las de los humanos modernos, aunque eso choca con las habituales prácticas caníbales de la especie.

-No hay contradicción alguna. El canibalismo es una práctica muy antigua de diferentes especies humanas, incluida la del Homo sapiens. Hay pruebas contundentes de la práctica de canibalismos en sociedades humanas relativamente recientes. El canibalismo es un tabú de la sociedad occidental cuya práctica puede provocar fuertes reacciones contrarias, pero en ningún caso denota inferioridad.

-¿De qué manera contribuyen los fósiles del Sidrón al esclarecimiento de la naturaleza de los neandertales?

-De muchas formas, y aún estamos casi al principio. La información genética que se está recuperado en el Sidrón esta entrando en los libros de texto (destino último de la investigación) a gran velocidad dada la calidad y originalidad de los datos. Igualmente, las condiciones particulares del yacimiento y la forma de plantear su estudio nos darán en muy breve plazo claves importantes sobre el comportamiento de los neandertales. A medio plazo, me atrevo a predecir que la información que se derive del estudio del genoma neandertal aportada por los fósiles asturianos nos va a sorprender en más de una ocasión.

-Recientemente se conoció que utilizaban ornamentación corporal, lo que se interpretó como una muestra de comportamiento moderno.

-Sin lugar a dudas. Es, probablemente, la prueba más solvente y de mayor capacidad de convicción. El sentido estético es uno de los atributos que el ser humano se ha arrogado para sí, a diferencia del resto de la Naturaleza. Demostrar que otros habían desarrollado este sentido estético es reconocerles una cualidad intrínsecamente humana.

-Valore el reciente hallazgo del que pudo ser el primer antepasado del género Homo.

-Es interesante para profundizar en uno de los aspectos menos conocidos de la evolución humana. Forma parte de un conjunto de especies que presentan una combinación de caracteres que hacen difícil identificar el antepasado directo del género Homo. Este viene a completar el cuadro y muestra que puede haber conexiones morfológicas entre australopitecos y Homo erectus.

No hay comentarios:

Loading...