sábado, 3 de octubre de 2009

Nanotecnología

Ayer acabó en Donostia-San Sebastián un congreso sobre nanotecnología al que le dieron el nombre de «Atom by atom», donde se dio a conocer al gran público lo que es y lo que se espera de la nanotecnología.

Dos de los pioneros de ese campo fueron Heinrich Rohrer que fue el que inventó el microscopio de barrido de efecto túnel que es fundamental en nanotecnología; el otro es Sir Harold Kroto, que utilizando la herramienta de Rohrer descubrió una gran molécula con 60 átomos de carbono a la que llamó buckminsterfullereno que a veces se contrae en fullereno o buckyball.


(Fullereno)

Estas dos personas, ambos premios Nobel, han estado en el congreso y estuvieron en kutxaEspacio conversando y contestando preguntas de alumnos de secundaria; pero de eso ya se ha hablado mucho en los medios de comunicación y no voy a insistir en ello; ni voy a insistir en las promesas que ofrece esta tecnología; quiero ser mucho más pedestre y hablar de los productos nanotecnológicos que ya usamos en la vida cotidiana.

El título del congreso define muy bien de lo que estamos hablando. La nanotecnología trata de hacer «cosas» moviendo átomo a átomo, molécula a molécula, o a lo sumo unos pocos átomos o unas pocas moléculas. Lo de «cosas» sin duda no es un término muy científico ni está muy bien definido, pero lo he dejado a propósito, pues cualquier objeto que hagamos manipulando pequeños conjuntos de átomos o moléculas podemos llamarlo nanotecnología. Se suele admitir que si estamos manipulando estructuras de menos de 100 nm, estamos hablando de nanotecnología. Se suele estimar que un átomo individual tiene un diámetro de una décima de nm. Es decir, que en una línea de 100 nm caben unos 1 000 átomos; en una línea de 1 mm caben nada menos que diez millones de átomos.

Por ejemplo, los chips, que son el núcleo de nuestros equipos electrónicos (computadores, cámaras fotográficas, relojes digitales, teléfonos móviles,...) están hechos con técnicas de fabricación que hacen que un transistor (el dispositivo básico de toda la electrónica) tenga un tamaño inferior a 50 nm. Es decir, estamos hablando de nanotecnología.

Las pantallas sensibles al tacto de algunos teléfonos móviles, por ejemplo el iPhone, están hechas con estructuras inferiores a los 100 nm, así que podemos hablar de nanotecnología.

(Pantalla fabricada con nanotecnología)

Algunas cremas de protección solar, de esas que casi bloquean absolutamente la radiación ultravioleta, están hechas con partículas ultrafinas, por debajo de los 100 nm; es decir se trata de nanotecnología.

(Crema protección solar fabricada con nanotecnología)

Recientemente se han puesto a la venta utensilios de cocina (cucharones, espumaderas, espátulas, tablas donde se cortan los alimentos...) que son bactericidas. Es decir, en ellos no crecen las bacterias. Llevan recubrimientos hechos con nanotecnología.

(Utensilios de cocina bactericidas)

Lo mismo ocurre con telas que incorporan micropartículas de plata que también son bactericidas.

Se venden vidrios de ventanas o de automóviles con un recubrimiento nanotecnológico que hace que cuando les cae agua se autolimpian. Lo mismo se ha hecho con piel de zapatos a los que ya no hay que limpiar nunca.

(A la izquierda lo que ocurre cuando se moja un cristal clásico. A la derecha lo que ocurre con uno de los nuevos vidrios tratados con nanotecnología)

Una compañía vende ropa con nanocristales embebidos que tienen propiedades antibióticas y antiinflamatorias.

Recientemente se ha puesto a la venta un espray que es capaz de matar muchas bacterias malas: estafilococos, kelsiella pneumoniae, escherichia coli, pseudomoas aeruginosa,... y no lleva ningún antibiótico de los clásicos. Lo único que lleva es plata finamente pulverizada (lo de finamente significa nanoescala).

Por otro lado, muchas de las cosas que hacemos con la bioingeniería consisten en manipular moléculas de DNA. Se trata de cortar una de las moléculas del DNA por un punto concreto y allí añadir o sustituir alguna molécula. Estamos manipulando molécula a molécula: eso es, por lo tanto, nanotecnología.

Con varias moléculas de DNA se han logrado hacer nanomotores que se mueven cuando les da la luz del sol.

(Nanomotor que se mueve cuando le da la luz)

También se han hecho computadores de DNA. Es decir, moléculas de DNA que son capaces de hacer cálculos.

En estos momentos ya están la venta para el gran público más de mil productos realizados con nanotecnología. En los laboratorios hay miles de prototipos que van desde medicinas que atacan a los tumores hasta nanorobots que son capaces de destruir la obstrucción de colesterol de una arteria... Pero eso todavía es futuro.

En el futuro cercano vemos pastas de dientes que protegen, endurecen y reparan el esmalte dental; pantallas de bajísimo consumo, cementos con nanopartículas que los hacen muy resistentes, «cuerdas» de nanotubos más resistentes que el más resistente de los materiales actuales (acero, kevlar,...).

La nanotecnología es un nuevo campo fantástico. Quizá no sea tan nuevo pues ya tiene más de veinte años de edad y ya hay, tal como hemos dicho, más de mil productos de consumo a la venta.

De lo que no me cabe la menor duda es que el futuro de la nanotecnología es apasionante y nos depara muchas y muy gratas sorpresas.


(Uno de los primeros hitos de la nanotecnología fue escribir el logo de IBM con 35 átomos. Con ello se demostraba que era posible manipular "átomo a átomo": Atom by atom.)

No hay comentarios:

Loading...