martes, 18 de agosto de 2009

El hombre de dióxido de carbono y el "atomilismo"

Si escribes en Google atomilismo te sale el dichoso cartelito «Quizás quiso decir». Me ha extrañado muchísimo no ver el término aún castellanizado. Fue en 1989 cuando IBM consiguió mover átomos individualmente por primera vez, con el «Microscopio de Efecto Túnel» (STM-Scanning Tunneling Microscope). En 1990 publicaban la famosa imagen de su logo formado por átomos de xenón sobre níquel.

Logo de IBM realizado con xenón sobre níquel. Crédito: IBM. Image originally created by IBM Corporation.

En la web de Almaden Research Center hay una sección titulada Moving Atoms, en la cual pueden verse tres imágesnes bajo el subtítulo de Atomilism. Podría convertirse en el futuro en una corriente artística basada en el movimiento de átomos. El que más me ha gustado, el hombre de dióxido de carbono.

Monigote humano construido con monóxido de carbono sobre platino. Crédito: IBM. Image originally created by IBM Corporation.


Microscopio de Efecto Túnel - STM

Fueron Heinrich Rohrer y Gerd Binnig en 1981 quienes desarrollaron el STM y recibieron el Nobel por ello en 1986. El funcionamiento se basa en un efecto cuántico homónimo, es decir, el efecto túnel. El efecto túnel es un fenómeno que ocurre a escala de nanómetros (aunque muchos magufos lo usan para demostrar chaladuras, pues tiene un nombre resultón) y consiste en que un electrón puede superar una barrera de potencial superior a su propia energía cinética. No es nada extraño si recordamos que el estado de un electrón no puede definirse mediante variables clásicas, sino por una nube de probabilidad. En algunos casos esta nube de probabilidad sobrepasa la barrera pudiendo provocar cierta intensidad eléctrica. Repito, a escala nanométrica (0,000000001 m), que nadie piense que puede superar una pared.

El STM aprovecha este curioso fenómeno. Las medidas y manipulaciones deben hacerse con un objeto que tenga unas dimensiones del orden de lo que se maneja. Por eso, la sonda es una punta de wolframio que tiene unos pocos átomos de grosor (lo ideal es uno solo). El movimiento de los átomos se consigue con intensidades de corriente más pequeñas que el nanoamperio.

Más información en la web del Instituto Universitario de Investigación de Nanociencia de Aragón.

1 comentario:

Eugenio Manuel dijo...

Gracias por interesarte por mi anotación, aunque olvidaste poner la fuente: http://eumafeag.blogspot.com/2009/08/el-hombre-de-dioxido-de-carbono-y-el.html

¡Un saludo!

Loading...