lunes, 17 de agosto de 2009

Proteger la Privacidad de los Datos Haciendo Que Se Autodestruyan Tras un Tiempo

17 de Agosto de 2009. Foto: University of WashingtonLos ordenadores e internet han hecho virtualmente imposible enterrar el pasado para las personas con cierto grado de actividad en tales medios. Ya sea por el robo del ordenador portátil, por una cadena incontrolada de reenvíos de lo que iba dirigido a unos pocos destinatarios, o por un simple rastreo en internet, aquel mensaje polémico escrito en un momento de enfado, o esa foto algo atrevida tomada durante una fiesta, pueden reaparecer tiempo después sacadas fuera de contexto y en circunstancias personales muy distintas a las originales, acarreando consecuencias desagradables en el ámbito laboral y en el personal.
Bookmark and Share

Un equipo de expertos de la Universidad de Washington ha desarrollado una manera de hacer que esa clase de información desaparezca. Tras un periodo de tiempo predeterminado de antemano por el usuario, sus comunicaciones electrónicas como el correo, mensajes en Facebook y comentarios dejados en chats se destruirán automáticamente, y serán irrecuperables en sitios web, bandejas de entrada o salida de correo electrónico, servidores de copias de seguridad y ordenadores domésticos. Ni siquiera quien envió dicha información podrá recuperarla.

“Si le preocupa la privacidad, la internet actual es un lugar peligroso”, subraya Tadayoshi Kohno, especialista en computación de la citada universidad. Y cita, como ejemplo, que si la gente comprendiera las implicaciones de dónde y cómo sus correos electrónicos son almacenados, sería más cuidadosa o no usaría este medio con tanta frecuencia.

El equipo de científicos de la Universidad de Washington ha desarrollado un prototipo del sistema llamado Vanish que puede establecer un tiempo límite para el texto subido a cualquier servicio web a través de un navegador. Después de ese tiempo establecido, el texto escrito utilizando Vanish, en esencia, se autodestruirá.

Además de Tadayoshi Kohno, en el trabajo han intervenido Roxana Geambasu, Hank Levy y Amit Levy, todos ellos del departamento de ciencias e ingeniería de la computación de la citada universidad. La investigación ha sido financiada por la Fundación Nacional para la Ciencia (EE.UU.), la Fundación Alfred P. Sloan y la corporación Intel.

Cuando usted envía un mensaje personal y confidencial de correo electrónico a algunos amigos, no tiene la menor idea de adónde irá a parar. Por ejemplo, su amiga podría perder su ordenador portátil o teléfono móvil, o simplemente sus datos podrían quedar al descubierto por un malware o un hacker, Y el contenido de ese mensaje confidencial pasar a manos de desconocidos. ¿Cómo impedir que eso suceda?

Mucha gente cree que basta con presionar la tecla "delete", y que eso hará que sus datos desaparezcan.

“La realidad es que muchos servicios web archivan los datos por tiempo indefinido, hasta mucho después de que usted haya presionado Delete", advierte Geambasu.

Encriptar los datos mejora las cosas pero no es una garantía absoluta de que esos datos vayan a permanecer para siempre en el ámbito privado.

Por supuesto, el sistema Vanish no puede impedir que sus usuarios más directos hagan copias de datos confidenciales por otros medios. El destinatario de un mensaje confidencial de e-mail puede imprimirlo y guardarlo, o cortar y pegar el texto ya desencriptado en un procesador de texto, o fotografiar la pantalla con el mensaje descifrado en ella. Vanish está concebido para proteger la comunicación entre dos personas dignas de confianza.

Información adicional en:

No hay comentarios:

Loading...