viernes, 14 de agosto de 2009

Las altas concentraciones de oxígeno aceleran el deterioro de la memoria


Una alta exposición de oxígeno durante o después de una operación quirúrgica puede ser el motivo por el que el un paciente de avanzada edad desarrolle Alzheimer, según publica NeuroReport.

La confusión y los problemas de memoria son comunes y transitorios en los pacientes adultos tras una operación, aunque algunos desarrollan Alzheimer de forma permanente. La hipótesis de la investigación dirigida por Gary Arendash, de la Universidad del Sur de Florida (Estados Unidos), en colaboración con la Universidad Vanderbilt (Estados Unidos), explica que esto se puede deber a la administración de altas tasas de oxígeno durante varias horas, durante la cirugía o después de ella. "Nuestro estudio sugiere que la combinación de amiloides beta en el cerebro y una exposición a altas concentraciones de oxígeno acelera la pérdida de memoria asociada con la enfermedad de Alzheimer", explicó Arendash.

Para demostrar esta hipótesis, el trabajo se llevó a cabo con 11 ratones adultos jóvenes genéticamente modificados para desarrollar problemas de memoria, imitando la enfermedad de Alzheimer. Tras realizarles pruebas de comportamiento observaron que a los 3 meses de edad (40 años en humanos) no habían desarrollado discapacidad mental. La mitad de los ratones fueron expuestos a oxígeno al cien por cien durante tres horas y tres veces al día en los siguientes meses. El resto del grupo recibió el gas al 21 por ciento, además de vivir en un habitáculo con niveles de oxígenes normales, mientras que la estancia del primer grupo de ratones registraba grandes concentraciones.

Al realizar las pruebas nuevamente, una vez suministrada la última exposición al oxígeno, descubrieron que los ratones del primer grupo tenían peores resultados en la medición de su memoria y habilidades de pensamiento que el segundo grupo. De hecho, los ratones que vivían en condiciones normales de oxígeno no presentaron pérdidas de memoria. Además, los resultados mostraron que los ratones que habían sido expuestos al oxígeno al cien por cien pero que no tenían proteínas amiloides beta en sus cerebros no sufrieron problemas de memoria. Por último, demostraron que una única exposición a oxígeno puro causaba déficit de memoria en los ratones con Alzheimer.

No hay comentarios:

Loading...