viernes, 28 de agosto de 2009

MENOR COEFICIENTE INTELECTUAL POR CULPA DE LA CONTAMINACION MEDIOAMBIENTAL

La exposición de una madre a los contaminantes aéreos urbanos conocidos como hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAPs) puede afectar adversamente al cociente de inteligencia de sus retoños, según un estudio. Los HAPs son compuestos químicos liberados al aire por la combustión de carbón, gasolina y otros combustibles, además de otras sustancias orgánicas como el tabaco. En las áreas urbanas, los vehículos con motor de combustión son una fuente principal de HAPs.

El estudio ha sido financiado por el Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental (uno de los Institutos Nacionales de la Salud en Estados Unidos), la Agencia de Protección Medioambiental del mismo país y varias fundaciones privadas.

El equipo de investigación comprobó que los niños expuestos a niveles altos de HAPs en la ciudad de Nueva York alcanzaban puntuaciones de coeficiente intelectual general y verbal que eran 4,31 y 4,67 puntos más bajos que los de niños menos expuestos a tales compuestos.

Los niveles altos de HAPs fueron definidos en el estudio como un valor superior a la media de 2,26 nanogramos por metro cúbico. Una diferencia de cuatro puntos, como la observada en este estudio, podría ser significativa en términos del éxito o el fracaso escolares, como se refleja, por ejemplo, en las pruebas estandarizadas y en otras mediciones de rendimiento escolar. Sin embargo, los investigadores matizan que los efectos pueden variar de un niño a otro.

El estudio fue realizado por científicos del Centro para la Salud Ambiental Pediátrica, de la Universidad de Columbia. Se hizo un seguimiento de los niños desde el útero hasta los 5 años de edad. Las madres portaron dispositivos personales de monitorización del aire durante el embarazo, para medir la exposición a los HAPs, y también respondieron a cuestionarios.

"Esta investigación muestra claramente que los HAPs medioambientales con los niveles existentes en zonas urbanas pueden afectar adversamente al coeficiente intelectual de un niño", afirma Linda Birnbaum, directora del Instituto Nacional de Ciencias de Salud Ambiental. "Éste es el primer estudio que revela una asociación entre la exposición a los HAPs y el coeficiente de inteligencia, y debiera servirnos a todos como señal de aviso".

Lo descubierto en este estudio es preocupante. El coeficiente intelectual es un predictor importante del grado de éxito que tendrá como estudiante el sujeto, y los HAPs están muy presentes a nuestro alrededor. Afortunadamente, las concentraciones aéreas de HAPs pueden reducirse mediante los sistemas de control disponibles actualmente, el uso de fuentes de energía alternativas y la aplicación de las políticas adecuadas. Pero, por supuesto, conviene actuar de inmediato y con firmeza.

Scitech News

No hay comentarios:

Loading...