viernes, 21 de agosto de 2009

Localizando el miedo







El miedo es una emoción poderosa, y los neurocientíficos han localizado, por primera vez, las neuronas responsables del condicionamiento del miedo (el mecanismo por el que se aprende a temer a un estímulo particular) en el cerebro de los mamíferos. El condicionamiento del miedo es una forma de aprendizaje asociativo y está considerado como un sistema modelo para el estudio de las fobias humanas, el estrés postraumático y otros trastornos de ansiedad.

Usando una técnica que les permitió seguir en imágenes el proceso de activación neuronal en cerebros de ratas, la psicóloga Ilene Bernstein, de la Universidad de Washington, y su equipo, han identificado el núcleo basolateral en la región del cerebro llamada amígdala, como el lugar donde es codificado el condicionamiento del miedo.

Los neurocientíficos ya sospechaban antes que tanto la amígdala como el hipocampo dorsal son los lugares donde los detalles se asocian cuando los recuerdos del miedo son formados. Pero el nuevo trabajo indica que el papel del hipocampo es procesar la información sobre los estímulos condicionados y transmitirla a la amígdala.

El condicionamiento asociativo es una forma básica de aprendizaje en todo el reino animal, y es empleado con regularidad al estudiar cómo pueden cambiar los circuitos cerebrales como consecuencia de la experiencia.

En una investigación anterior, los neurocientíficos de la citada universidad estudiaron la aversión al sabor, otro comportamiento de aprendizaje asociativo, y descubrieron que las neuronas críticas para el proceso que determina cómo las personas y los animales aprenden de la experiencia, están ubicadas en la amígdala.

El nuevo trabajo fue diseñado para buscar dónde la información sobre los estímulos condicionados y no condicionados converge en el cerebro, cuando se constituyen los recuerdos del miedo.

Tanto el aprendizaje del miedo como el aprendizaje de la aversión al sabor son ejemplos de aprendizaje asociativo en el que dos experiencias ocurren juntas. A menudo esta clase de aprendizaje se realiza con mucha rapidez porque las cuestiones sobre las que trata suelen ser críticas para la supervivencia; evitar lugares peligrosos o alimentos tóxicos es fundamental para no acabar falleciendo prematuramente.

A menudo las fobias se activan en quienes las padecen a partir de detalles que evocan el recuerdo de algo malo que les sucedió, como por ejemplo, ser picados por una araña o atracados en un callejón oscuro. De ese modo, un trastorno de ansiedad se acaba desarrollando en tales personas.

Logrando un conocimiento más profundo sobre el proceso del condicionamiento del miedo, los psicólogos podrían aprender a tratar los trastornos de ansiedad desde un enfoque basado en debilitar o anular ese condicionamiento.

Scitech News

No hay comentarios:

Loading...