lunes, 17 de agosto de 2009

¿Neurociencias y Sabiduría?

Algunas personas buscan la sabiduría en la Biblia, otras en Platón y otras en las historias de la abuela. Dilip Jeste y su colega Thomas Meeks la están buscando en el cerebro.

Jeste y Meeks, ambos psiquiatras geriátricos de la Universidad de San Diego, en la revista Archives of General Psychiatry, plantéan la hipótesis de que la sabiduría, o al menos la realización de sus atributos, se puede encontrar en el sistema límbico primitivo del cerebro y en su más avanzada evolutivamente corteza prefrontal.

La sabiduría, durante siglos ha sido un concepto filosófico o religioso que varía según la cultura. Pero Jeste dice que hay razones para creer que radica en la neurobiología. Él y Meeks han analizado concienzudamente toda la literatura médica, tratando de localizar las 10 ponencias que definan la sabiduría. Sobre la base de elementos comunes en la investigación, las propuestas de sabiduría definen comportamientos que reflejan lo mejor del grupo, el pragmatismo, el equilibrio emocional, la auto-comprensión, la tolerancia y la capacidad para hacer frente a la ambigüedad. Luego, sobre la base de estos estudios, se han centrado en cuál de los neurotransmisores (los mensajeros químicos del cerebro) se activa, y qué partes del cerebro se iluminan en el fMRI (imágenes de resonancia magnética funcional), cuando se comporta sabiamente.

"Lo llamativo del asunto es que algunas regiones aparecieron una y otra vez", señalaba Jeste: la corteza prefrontal dorsolateral (que participa en el control de las emociones y en el procesamiento de la ambigüedad), la corteza prefrontal ventromedial (que participa en la empatía, la moral, la auto-reflexión y la toma de decisiones), la cingulada anterior (importante para detectar un conflicto) y el cuerpo estriado límbico (parte del sistema de recompensa del cerebro).

Jeste describe los roles de estas regiones de sabiduría de esta manera: "La corteza prefrontal dorsolateral es como un padre proverbial: disciplinario, frío, cálculador y racional. La corteza prefrontal ventromedial es, probablemente, como la madre: natural, buena, útil, sociable, emocional. A la cingulada anterior le toca el papel de tío proverbial, cuando el padre y la madre se pelean, te vas a casa de tu tío. El cuerpo estriado límbico es el amigo, un sistema de recompensa".

"Si lo miramos de esta manera, tiene sentido mantener el equilibrio entre estas regiones y eso da lugar a algo parecido a la sabiduría", explicaba. "Usted necesita frialdad, el cálculo racional, pero también una emocional sociabilidad. También necesita tener recompensas por lo que haces y castigos por lo que dejas de hacer, y la habilidad para detectar y resolver los conflictos".

Jeste Meeks reconocen que algunos podrían tachar de reduccionistas sus conclusiones, ya que basan su "mapa" no en la idea de que la sabiduría es un rasgo único, sino en una colección de atributos. Sin embargo, contesta Jeste, que las similitudes entre cómo se retrató la sabiduría hace miles de años en el Bhagavad Gita (escrituras sánscritas hindúes ), a cómo se hace en el Occidente de hoy, y considerando la historia de Phineas Gage, un trabajador ferroviario que supuestamente reunía los atributos de amabilidad y buen juicio, según dijeron, atributos que desaparecieron después de que una barra de metal atravesara su lóbulo frontal izquierdo, "te lleva a pensar que no es un fenómeno cultural, sino algo consistente biológicamente".

Publicado en Scientific American, el 06/04/09 por Jordania Lite

No hay comentarios:

Loading...