viernes, 7 de agosto de 2009

La heautoscopia

Mayo 15, 2009 at 7:39 pm (cerebro, mente, música, psicologia, psiquiatría) (, , )

sacks

Escribo este post animado por la lectura del ultimo libro de Oliver Sacks, titulado “Musicofilia”.

Se trata de uno de esos libros de divulgación cientifica donde Sacks -migrañoso insigne- nos deleita con ejemplos de casos raros, de esos que un médico con suerte solo ve una o dos veces en su vida; la extraña colección de Sacks a la hora de recolectar tantos casos raros huele un poco a ficción, aunque lo cierto es que de todo el libro sólo son rescatables algunos de entre un magma de casos más o menos banales.

Sacks explora las relaciones entre la música y la neurologia y yo escojo de entre todos sus ejemplos estos tres casos:

  • El caso del sindrome de Williams, que es un trastorno del desarrollo, parecido al sindrome de Asperger pero que conforma en los que lo padecen una extraña expresividad musical y memoria para letras y canciones junto con una sociabilidad extrema y una declarada torpeza práctica en otras actividades.
  • El caso de las alucinaciones musicales, una subespecie de alucinaciones acústicas que se dan en sordos y no son psicóticas y que señalan en la dirección de que el cerebro construye outputs sensoriales cuando deja de recibir inputs, algo muy parecido a lo que sucede con el miembro fantasma de los amputados: el lóbulo temporal fabrica (recuerda y emite) cancioncillas cuando deja de recibir sonidos. Naturalmente este fenómeno puede llegar a ser torturante para los que lo padecen pues sólo cesa con el sueño.
  • El tercer caso es el que da titulo a este post, se trata de un caso de metanoia, es decir un caso de cambio de la personalidad a consecuencia de una electrocución. Este cambio se derivó en convertir a una persona mas interesada por los deportes y los coches de marca en un melómano impenitente.

La heautoscopia es una percepción alucinatoria del propio cuerpo como si se viera desde el exterior, más concretamente como si se viera desde arriba. El observador es el propio paciente que se puede contemplar desde fuera de su propio cuerpo. Se trata de un desdoblamiento que psicopatológicamente es una disociación de la conciencia, un fenómeno bastante frecuente en postoperados, en personas que han sufrido una parada cardiaca y que frecuentemente componen un grupo de experiencias que conocemos con el nombre de “experiencias cercanas a la muerte” sobre la que existen un sin fin de mitos y de creencias infundadas.

Porque lo cierto es que la heautoscopia es un fenómeno bien conocido por la psiquiatria. Lopez Ibor, entre otros, la ha estudiado en profundidad llegando a la conclusión de que existen tres condiciones para su aparición:

  • Un trastorno vestibular.
  • Un trastorno de la luminosidad de la conciencia, muy similar a la que sucede en las interfases del dormirse (alucinaciones hipnagógicas) o el despertar (alucinaciones hipnopómpicas), que son mucho más frecuentes que la propia heautoscopia.
  • Una intensa angustia.

Esta es una heautoscopia verdadera:

heautoscopia

Y asi es como se la imaginan algunos, es una heautoscopia falsa:

cuerpoastral

La heautoscopia verdadera sigue las leyes del espejo y la inversión, mientras que la falsa no es una imagen especular.

VIAJE_ASTRAL

Esta es una imagen heautoscopia verdadera, observese el aspecto de imagen especular de la imagen disociada.

La disociación de la conciencia no debe considerarse de ningún modo un hecho patológico, se trata de un mecanismo primitivo de preservación, una especie de alarma neurobiológica diseñada para escapar de la intensa angustia que acompaña a la experiencia de morirse aunque tambien se presenta en situaciones de estrés lejanas a la posibilidad de morir, la disociación es un mecanismo de defensa que compartimos con todos los mamíferos y que se encuentra filogenéticamente emparentado con la convulsión critica, sobre la que hablé precisamente en este post.

La histeria -comentada en el post anteriormente señalado- representaria el encendido (kindling) de estas alarmas primitivas en condiciones no relevantes para la vida aunque con repercusión emocional. Una especie de alarmismo excesivo e infundado. Pues estos mecanismos fueron diseñados para aliviar el tránsito hacia la muerte, la verdadera, no la simbólica.

tunel

Su objetivo es facilitar analgesia, tranquilización y anestesia emocional, es por eso que las descripciones de este tipo de experiencias cercanas a la muerte recalcan la beatitud, la tranquilidad y una sensación de felicidad teñida de luz, de túneles protectores y de hipermnesia (la brusca aparicion de escenas de la vida pasando a una intensa velocidad), como si el individuo viera una pelicula de su vida proyectada rápidamente, un documental de su trayectoria. Un epilogo.

El caso que describe Sacks en su libro va sin embargo más allá de la heautoscopia, se trata de un médico con intereses muy alejados de la música que sufrió una electrocución hablando por telefono en una cabina pública. Tuvo la suerte de que una de sus vecinas -que esperaba su turno para hablar por teléfono- era una reputada intensivista que hizo las maniobras pertinentes de resucitación cardiaca cuando de imprevisto fue lanzado unos metros más allá por un rayo. Naturalmente el médico se vio a si mismo desde arriba, tuvo el consiguiente desfile de su vida delante de sus ojos, estuvo en el tunel, vio la luz como mandan los cánones y salvó la vida.

Fue hospitalizado y los médicos no encontraron ninguna evidencia de daño neurológico, ni cardíaco. El paciente fue sometido a revisiones periódicas y seguido personalmente por el Dr Sacks que tampoco pudo explicarse lo que sucedió a continuación.

El paciente modificó su personalidad de un modo asombroso, comenzó a interesarse por la música clásica y a coleccionar discos de piano, más tarde y no contento con esto tomó clases de piano e incluso llegó a un cierto nivel interpretativo, su vida giraba en torno a la música que le proporcionaba un intenso placer, abandonó sus antiguas costumbres aunque siguió ejerciendo su profesión, cambió de amistades tal y como habia cambiado de gustos y orientó su vida hacia la música, se convirtió en un melómano.

Se habia producido una transfiguración muy semejante a la que la Biblia atribuye a Pablo de Tarso, una especie de conversión, una metanoia.

¿Existe alguna explicación neurológica de este fenómeno?

El Dr Sacks es un neurólogo y por tanto no quiso mojarse en esta cuestión. Lo cierto es que una transformación de la personalidad que suceda sin explicación médica no es el campo donde los neurólogos se mueven a placer. No es posible encontrar una explicación con el único paradigma del cerebro, necesitamos saber algo sobre la mente, necesitamos recordar que mente y cerebro son la misma cosa y que paradójicamente: una transformación de la mente no siempre lleva aparejada una modificación cerebral ni mucho menos puede decirse que esta transformación obedezca a una patologia determinada.

Lo que es seguro -y el propio Sacks lo señala en su libro- es que la música tiene que ver con la necesidad de comunicarse con otros: algo común en los que han sido victimas de un suceso excepcional, no es de extrañar que los enfermos de sindrome de Williams -estos pacientes supersociales- desarrollen habilidades musicales fuera de lo común. Sociabilidad y interés expresivo musical suelen ir de la mano. Otra cosa es el talento musical que parece no ir en esta misma dirección.

No sabemos la razón, pero parece evidente que la experiencia de la muerte cercana indujo en esta persona una serie de cambios que reorientaron y resignificaron su vida en ausencia de signos orgánicos de daño. Algo se activó o reorganizó en su cerebro que indujo cambios mentales, preferencias, gustos y sensibilidad. Algo que bien mirado no es nada sorprendente porque en cierta manera todos cambiamos a lo largo de la vida a partir de experiencias significativas que nos cambian por dentro. A mi no me cabe ninguna duda de que la experiencia de morirse ha de ser una de las más intensas por las que una persona puede atravesar. ¿Por qué la música y no la redención religiosa?

Azar.

Y el azar es el caos visto desde el egoismo.

En este enlace hay un buen artículo de aquellos que quieran saber más entre las relaciones entre música y neurologia.

No hay comentarios:

Loading...