martes, 8 de septiembre de 2009

Japón se la quiere jugar toda por el clima

Una fábrica en China. Foto de archivo: marzo 2007

El cambio climático será el tema principal de la conferencia mundial de diciembre en Dinamarca.

El futuro primer ministro de Japón, Yukio Hatoyama, se ha comprometido a que su país reduzca, para 2020, 25% de las emisiones de gases con efecto invernadero respecto a los niveles de 1990.

Está previsto que, tras la contundente victoria de agosto, el líder del partido Democrático tome posesión el 16 de septiembre.

Su predecesor, Taro Aso, se había comprometido con un recorte del 8% de los niveles de emisiones de 1990.

De acuerdo con Hatoyama, su plan depende de los compromisos que asuman otros países en la Convención de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre Cambio Climático, que se celebrará en Copenhague, Dinamarca, en diciembre.

Richard Black, editor sobre temas del Medio Ambiente de la BBC, dijo que el futuro mandatario japonés coloca a su país a la altura de la Unión Europea en lo que respecta a un compromiso substancial para conseguir la reducción de los gases con efecto invernadero.

"El plan de Japón está condicionado a que se alcance un acuerdo en la reunión de la ONU, lo cual representa una 'zanahoria' adicional para los negociadores. Sin embargo, se desconoce que hará la nueva dirigencia nipona si el acuerdo no se concreta", explicó Black.

Resistencia

El anuncio del líder nipón ya ha generado resistencia por parte de algunos grupos empresariales japoneses.

Yukio Hatoyama

Yukio Hatoyama pidió la cooperación de las naciones en vías de desarrollo para combatir el cambio climático.

De hecho, se prevé que representantes del sector automotriz ejerzan actividades de cabildeo contra el plan.

El corresponsal de la BBC en Tokio, Roland Buerk, señaló que la industria automotriz considera que el país debería enfocarse en superar la recesión en la se encuentra inmerso, más que en reducir las emisiones de gases contaminantes.

Analistas, por su parte, indicaron que el plan, dado a conocer en el marco de un simposio sobre cambio climático en la capital japonesa, es más ambicioso que las propuestas de muchas de las naciones industrializadas.

El plan de Hatoyama ha provocado los elogios del funcionario para el clima de mayor rango en Naciones Unidas, Yvo de Boer, quien le ha recomendado a los países desarrollados a reducir para 2020 la emisión de gases con efecto invernadero en un porcentaje de entre 25% y 45%.

"Con ese objetivo, Japón asumirá el liderazgo de los países industrializados en lo que se refiere al combate del cambio climático", dijo De Boer.

Esfuerzo global

Japón es la segunda economía del mundo y el quinto emisor de gases con efecto invernaderos, causantes, en gran medida, del calentamiento global.

"Sobre la base de lo recomendado por los científicos para detener el cambio climático, nos proponemos, como un objetivo a mediano plazo, reducir 25% de las emisiones respecto a los niveles de 1990", indicó el líder asiático en la conferencia.

Se prevé que las reducciones de las emisiones se consigan por medio de medidas como la renovación de viviendas, el subsidio de paneles solares y la introducción de tecnologías limpias en la fabricación de automóviles.

Sin señalar directamente a China o a India, Hatoyama dijo: "Consideramos que a los países en vías de desarrollo se les debe pedir hacer un esfuerzo por reducir los gases con efecto invernadero, como parte de una esfuerzo global en lo que respecta al cambio climático", reportó la agencia de noticias AFP.

Uno de los objetivos de la conferencia de Copenhague es llegar a un acuerdo para que se reduzcan las emisiones de gases con efecto invernadero. Ese tratado será el heredero del actual Protocolo de Kioto, cuya primera fase finaliza en 2012.

Japón ha estado bajo presión internacional para introducir medidas más estrictas que protejan el ambiente, después de que sus emisiones aumentaron el año pasado a 16% por encima del objetivo planteado en Kioto, en 1997.

No hay comentarios:

Loading...