lunes, 28 de septiembre de 2009

LAS PERSONAS BILINGÜES NO PUEDEN "DESCONECTAR" SU SEGUNDO IDIOMA

Con un amplio porcentaje de la población mundial hablando más de un idioma, no es ninguna sorpresa que los psicólogos estén interesados en su efecto sobre el funcionamiento de los procesos cognitivos. Por ejemplo, ¿cómo cambia el cerebro humano de una lengua a la otra? ¿Podemos activar sin esfuerzo un idioma de manera uniforme y dejar de lado nuestros conocimientos sobre otros?

Según un estudio reciente, parece que los seres humanos no somos capaces de "desconectar" del todo una lengua, ni siquiera aunque no sea la nativa. Los psicólogos Eva Van Assche, Wouter Duyck, Robert Hartsuiker y Kevin Diependaele de la Universidad de Gante, en Bélgica, han descubierto que los conocimientos sobre una segunda lengua tienen en realidad un impacto ininterrumpido sobre la lectura en el idioma nativo.

Los investigadores seleccionaron a 45 estudiantes de la citada universidad cuyo idioma nativo era el holandés (oficial en esa zona de Bélgica) y la lengua secundaria era el inglés. Los psicólogos pidieron a los estudiantes que leyeran algunas frases que contenían palabras de control (palabras claras en su lengua nativa) y palabras "emparentadas" (palabras que tienen un significado y forma similar en ambos idiomas, a menudo descendientes de un mismo idioma antiguo); por ejemplo, la palabra inglesa "cold" (cuyo significado principal es frío) es pariente de la palabra alemana "kalt" (con ese mismo significado principal), ya que ambas descienden del inglés medieval.

Mientras los estudiantes leyeron las frases, sus movimientos oculares fueron grabados. Eso incluyó medir los lugares en que fijaban sus ojos, es decir, dónde en la frase sus ojos se detenían brevemente. Los investigadores constataron que los estudiantes miraban menos tiempo a las palabras emparentadas que a las de control.

Según los psicólogos, la coincidencia de las dos lenguas es la que acelera la activación cerebral de las palabras emparentadas. Así que, aunque los participantes no necesitaban usar su segunda lengua para leer en su idioma nativo, eran incapaces de “apagarla”. Parece ser, entonces, que la segunda lengua no sólo está siempre activa, sino que tiene un impacto directo sobre la lectura en cualquier otro idioma, aún cuando el lector sea más competente en una lengua que en la otra.

Scitech News

No hay comentarios:

Loading...